Acuerdos y votaciones

Imagen de fincasyvecinos
Acuerdos y votaciones

Antes de comenzar es necesario definir claramente las características de los diferentes tipos de posibilidades en un sistema de votación:

Quórum: Es el número de asistentes requerido en una reunión, en nuestro caso una Junta de Propietarios, para poder tomar una decisión o acuerdo.

Unanimidad: Acuerdo de todos los integrantes del grupo decisor, es decir, en una comunidad de 10 propietarios, los 10 deberán estar de acuerdo.

Mayoría Absoluta: Cuando más de la mitad de todos los integrantes del grupo decisor votan lo mismo, es decir, en una comunidad de 10 propietarios, 6 deberán estar de acuerdo.

Mayoría Simple o mayoría común: Cuando los votos a favor son más que los votos en contra, es decir, en una comunidad de 10 propietarios, los acuerdos por mayoría simple en una reunión donde solo asistan 3 de los propietarios, los podrán tomar con el acuerdo de 2 de ellos.

Mayoría Cualificada: Requiere más votos que una mayoría simple. El número de votos se define para cada acuerdo. Por ejemplo, para aprobar una determinada propuesta se requiere una mayoría cualificada de 3/4 de los propietarios, quiere decir en una comunidad de 10 propietarios, 8 deberán estar de acuerdo.

Una vez conocidos los sistemas de votaciones más utilizados, pasemos a hablar sobre los votantes y las votaciones. En nuestro caso, los votantes serán los propietarios y las votaciones serán las diferentes propuestas que se traten en las Juntas de Propietarios.

Propietarios y Juntas de Propietarios

Se considerará propietario a aquél que lo justifique mediante la inscripción en el Registro de la Propiedad. Cada propiedad podrá tener uno o más propietarios, si bien será necesario designar una única persona de cara a su representación en las juntas y a la emisión del voto.

El voto de cada propietario contabilizará de dos formas: una por ser propietario y tendrá el mismo valor que el resto de los propietarios y otra en función de la cuota de participación que figura en el Titulo Constitutivo de la comunidad. En este caso, los que más cuota de participación tengan, tendrán más peso en la votación.

Cuando un propietario no esté al corriente de los pagos a la comunidad, podrá estar presente en la junta, pero no tendrá derecho a voto y estará obligado por las decisiones que en ella se tomen. En cuanto a este punto, parece que está claro que los votos que le corresponden como propietario y por su cuota de participación se anulan del cómputo total para alcanzar mayorías, es decir, es como si no existiera esa propiedad, sin embargo, no esta tan claro que este se anule para la unanimidad, dado al jurisprudencia dividida que existe al respecto, aunque parece que la justicia se decanta más a que se debe anular, ya que la unanimidad no deja de ser una mayoría (la mayor de todas) y la existencia de propietarios morosos no debe permitir la realización de cambios que se requieran en la comunidad y que necesiten de dicha unanimidad.

A la hora de votar, cualquier propietario podrá delegar su voto (el personal y el de cuota de participación) por escrito a otra persona, teniendo este el mismo valor que si lo ejerciera el mismo propietario.

Por otro lado, además de la necesidad de alcanzar diferentes mayorías en función del acuerdo, si este acuerdo afectara a la utilización por parte de algún vecino de un servicio común, será necesaria la aprobación expresa de los vecinos afectados para que junto a la aprobación por la mayoría requerida, se pueda aceptar dicho acuerdo.

Las juntas de propietarios serán el momento donde se realicen las votaciones y se lleguen o no a acuerdos. Previamente, en la convocatoria se deberá especificar los temas a tratar para que los propietarios conozcan los acuerdos que se pueden tomar. Lo acontecido en la junta se reflejara en las acta, especificando los acuerdos alcanzados y haciendo llegar una copia de la misma a los propietarios ausentes dado que disponen de un plazo de 30 días naturales desde su notificación para dar su disconformidad al secretario en dichos acuerdos. Pasado este tiempo, si no ha dado su disconformidad con algún acuerdo se entenderá que su voto es a favor del mismo.

Votos necesarios, según los casos

  • Será necesario la aprobación de todos los propietarios para el establecimiento o modificación de las reglas contenidas en el título constitutivo de la propiedad horizontal o en los estatutos de la comunidad.

Tres quintas partes de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación

  • El establecimiento o supresión de los servicios de ascensor, portería, conserjería y vigilancia.

  • La creación o supresión de cualquier otro servicio común considerado de interés general.

  • El arrendamiento de elementos comunes que no tenga asignado un uso específico en el inmueble

Mayoría absoluta que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación:

  • Las obras o servicios cuyo fin sea suprimir las barreras arquitectónicas que estorben a minusválidos y personas con problemas de movilidad

Un tercio de los propietarios que, a su vez, representen un tercio de las cuotas de participación:​

  • La instalación o adaptación de las infraestructuras comunes a los servicios de telecomunicación regulados en el Real Decreto-ley 1/1998, (por ejemplo, antenas colectivas)

  • La instalación de sistemas comunes o privativos de aprovechamiento de la energía solar, o de acceso a nuevos suministros energéticos colectivos.

Mayoría simple de propietarios en primera convocatoria, que a su vez represente la mayoría absoluta en las cuotas de participación, ó Mayoría simple de propietarios en segunda convocatoria, que a su vez represente la mayoría simple en las cuotas de participación

  • Resto de acuerdos no especificados anteriormente

Actuaciones posteriores

Cuando un propietario no está conforme con un acuerdo tomado en junta, podrá acudir a los tribunales. Para ello será necesario demostrar que dicho acuerdo incumple la ley o los estatutos, para lo cual tendrá un año para denunciarlo, o atenta contra los intereses de algún propietario o bien beneficia a otros de forma ofensiva para los demás propietarios, para lo cual dispondrá de un plazo de tres meses.

Será necesario estar al corriente de los pagos para poder denunciar algún acuerdo.

Etiquetas: