Obras en las comunidades de propietarios

Imagen de fincasyvecinos
Obras en las Comunidades de Vecinos

Obras en elementos comunes

Todas las obras realizadas en los elementos comunes deberán contar con la aprobación de la junta, o en casos extraordinarios, únicamente de presidente, que deberá comunicarlo a la junta lo mas rapidamente posible. Ningún vecino puede hacer obras por su cuenta y sin autorización en los espacios comunes.

Básicamente las obras serán de dos tipos: de mantenimiento o reparación y de mejora.

Obras de Mantenimiento o Reparación

Dada la obligación de la comunidad de hacer la obras necesarias para la conservación del edificio así como la de mantener en buen estado los espacios y servicios comunes, las obras de mantenimiento serán aquellas destinadas a tal propósito.

A su vez, estas obras pueden clasificarse en urgentes y no urgentes. La diferencia radica en que las no urgentes pueden tener varios presupuestos y la fecha de comienzo que venga mejor a la comunidad, siendo estas aprobadas por la junta de propietarios (p.e. pintar el portal). Para las urgentes no se reúne la junta de propietarios sino que, es el presidente el que se encarga directamente. Suelen ser arreglos urgentes de un servicio, como por ejemplo la rotura de una cañería.

Existen un tipo de obras de tipo intermedio, como por ejemplo la rotura de una parte del tejado e inundación de algún piso. El presidente se encargará de arreglar lo imprescindible para que no se produzcan daños y la junta tomará la decisión de la reparación.

Cuando un propietario o vecino ve algún deterioro en las zonas comunes, deberá comunicarlo lo antes posible al presidente.

Tal y como lo indica la ley, si fuera necesario, los propietarios deberán facilitar desde su propiedad el acceso a las zonas comunes a reparar. Si esto ocasiona algún desperfecto en la propiedad privada, la comunidad deberá hacerse cargo de dicho desperfecto.

Cuando se realizan obras de mantenimiento, la naturaleza de la obra de reparación debe ser proporcional a lo que existía y al tipo o “rango” del edificio.

Obras de Mejora

Cuando se propone abordar una obra cuyo objeto sea dotar a la comunidad con un nuevo servicio, por ejemplo una piscina, si es aprobado por unanimidad no habrá ningún problema, pero si es aprobado por mayoría absoluta, se calculará el importe de cada propietario y si este supera a la suma de tres mensualidades ordinarias, aquellos que votarón que no a dicha mejora, no tendrán que poner nada para la obra ni para su posterior mantenimiento.

Un propietario que se acoja a esta circunstancia no tendrá derecho al uso de la mejora si esta es susceptible de ello, como por ejemplo la piscina. Sin embargo, si la mejora es la colocación de un cuadro en el portal, el vecino podrá disfrutar de dicha mejora.

Cuando una obra de mejora signifique que algún propietario dejara de disfrutar de un elemento común que estaba usando, será necesario la aprobación de los vecinos afectados para realizar dicha obra.

Obras en elementos privados

Cualquier propietario podrá realizar obras en su propiedad siempre y cuando no perjudique la estructura del edificio, a otro propietario o a algún elemento común.

Cuando la obra altere elementos comunes, deberá contar con la aprobación de la junta. Si no existe dicho permiso, la comunidad dispondrá de un plazo de 6 años para rehacer dicha alteración. 

Etiquetas: